facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

February 20, 2009

Gracias a la economía tambaleante, la mayoría del ahorro de la gente por jubilación ha sufrido de una paliza en el último año. De hecho, muchas personas se han visto obligadas a posponer la jubilación debido a la disminución de sus ahorros. Y los que ya se han jubilado, sin duda, han notado que su dinero no va tan lejos debido a los aumentos en materia de vivienda, alimentos, servicios públicos, medicamentos y prácticamente en todo lo demás.

Incluso los observadores económicos más optimistas no anticipan que las cosas vayan a mejorar significativamente en un futuro próximo, por lo que es el momento de apretar el cinturón. Aquí hay algunas áreas en las que los jubilados y los aspirantes a jubilación pueden estirar sus dólares y reducir el gasto:

Pagar la deuda. Enliste su tarjeta de crédito pendiente de pago y los saldos de préstamos por tipo de interés y pague primeramente aquellos con las tasas de interés más alta, de ese modo reducirá el importe de los intereses que usted paga en general. Y siempre realice a tiempo por lo menos el pago mínimo de cada cuenta para evitar dañar su crédito el cual podría incrementar su tasa de interés.

Gastos médicos. Si su programa de asistencia médica u otro seguro de salud no cubren un gasto médico específico, pregunte a la oficina del médico acerca de los descuentos para el pago en efectivo. Además, explore el uso de medicamentos genéricos y revise si su plan ofrece descuentos sobre pedidos por varios meses de medicamentos de rutina enviados por correo al mismo tiempo.

Seguro. Para bajar las primas mensuales, considere elevar las cantidades deducibles sobre su seguro de casa, auto y por arrendamiento. Además, generalmente las tasas se reducen al llegar a la edad de 50 o 55 años, especialmente si usted toma un curso defensivo de manejo, así que asegúrese de preguntar.

Programas de gobierno. Muchos beneficios patrocinados por el gobierno, subvenciones y programas de ayuda financiera existen para ayudar a las familias de bajos ingresos, personas de la tercera edad y algunos otros para pagar sus cuentas, incluyendo:

  • LIHEAP, Programa de Asistencia de Energía los Hogares de Bajos Ingresos, que ofrece subvenciones para ayudar a pagar facturas de servicios públicos. Para ver si usted califica, vaya a www.acf.hhs.gov/programs/ocs/liheap.
  • Además, consulte con su compañía proveedora de agua, recolección de basura, teléfono y televisión por cable para ver si ofrecen descuentos para personas de la tercera edad, familias de bajos ingresos o los discapacitados. Las normas varían, pero lo más probable es que deberá proporcionar prueba de su edad, ingresos o estado de discapacidad con el fin de poder calificar.
  • SNAP, el USDA Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (anteriormente conocida como estampillas de comida), ayuda a millones de estadounidenses de bajos ingresos a comprar alimentos nutritivos cada mes. Visite www.fns.usda.gov /snap para conocer los requisitos para calificar.
  • Programa de Asistencia Sanitaria a Personas sin Recursos (Medicaid). Muchas personas no aseguradas que aún no reúnen los requisitos necesarios para obtener el Programa de Asistencia Médica para adultos mayores de 65 años (Medicare) pueden obtener la cobertura médica a través de programas de Medicaid administrados por el Estado. Para obtener más información, visite www.cms.hhs.gov / MedicaidGenInfo.
  • Alquiler de asistencia para familias de bajos ingresos está disponible a través de varios programas de Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EUA, así como otras agencias estatales y locales (véase el www.hud.gov/renting/index.cfm para más detalles).
  • Vaya a www.usa.gov/Citizen/Topics/Benefits.shtml para una visión de conjunto de programas adicionales de ayuda.

Descuentos para adultos de la tercera edad. Antes de comprar cualquier cosa, pregunte si ofrecen descuentos a personas de la tercera edad. Pregunte siempre al comienzo de la operación, esperar hasta que le hayan preparado la cuenta puede ser demasiado tarde. Sin embargo, una precaución; las tarifas para adultos de la tercera edad en aerolíneas, hoteles, agencias de alquiler de coches y otros negocios relacionados con los viajes no son siempre la opción disponible más barata, así que revise sus sitios web o pídale a un representante telefónico por las tarifas más bajas disponibles antes de solicitar la tarifa para adultos de la tercera edad.

Verifique su afiliación. Organizaciones como la AARP, la AAA y emisores de tarjetas de crédito suelen ofrecer descuentos en varios artículos y lugares de interés. Visite sus sitios web o correo regular para nuevas ofertas.

Garantizar una jubilación sin preocupaciones requiere de mucha planificación, tanto antes como después de abandonar el lugar de trabajo. El sitio Visa de manejo de finanzas personales sin costo, Habilidades Prácticas Monetarias para la Vida (www.practicalmoneyskills.com /retirement) contiene muchas herramientas que le pueden ayudar.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir