facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

June 18, 2010

Mi esposa y yo sobrevivimos a dos proyectos de reforma importante de nuestro hogar y tenemos las cicatrices de batalla para probarlo. Como la mayoría de de las personas que sienten que tienen poco lugar - gracias a dos hijos en edad de crecimiento en nuestro caso - analizamos los pros y los contras de reformar vs. mudarse a un hogar más grande. Debido a que vivimos en un gran vecindario con escuelas locales sólidas, decidimos en última instancia quedarnos y reformar, pero cada caso es diferente.

Éstas son algunas consideraciones a tener en cuenta antes de decidir reformar:

Deseos vs. necesidades. ¿Cuán necesarias son las mejoras que usted quiere? Los días en que muchas mejoras se pagan por sí mismas por el aumento del valor del hogar se han acabado por ahora, en especial las mejoras estrictamente superficiales como nuevos gabinetes para la cocina o un tragaluz para el cuarto de baño. Eso no significa que ciertos proyectos no valgan la pena. Por ejemplo:

  • La reparación de un techo con gotera o de cañerías con pérdidas podría evitar el daño del agua o moho.
  • La instalación de aislamiento en el altillo y las paredes y de ventanas energéticamente eficientes o el reemplazo de aparatos y de accesorios para la iluminación más viejos reducirán las facturas de servicios y pueden ser deducibles de los impuestos (visite www.energystar.gov para obtener información sobre créditos y devoluciones fiscales).
  • El IRS permite las deducciones fiscales por ciertas mejoras del hogar para ajustarse a condiciones médicas o discapacidades con la recomendación de un médico. Las reglas son complejas, así que lea la Publicación 502 del IRS en www.irs.gov y consulte a un asesor impositivo antes de proceder.

Presupuesto. Reúna los cálculos de los costos para cada trabajo o artículo y cree una tabla con columnas para las opciones altas, medias y económicas. No se olvide de los suministros para los proyectos de bricolaje y siempre agregue un 20 por ciento adicional o más para los gastos inesperados. Si se involucra el trabajo contratado, pida tres presupuestos y cuidadosamente verifique las referencias y licencias comerciales. También, pregunte sobre descuentos por proyectos múltiples agrupados.

Opciones del financiamiento. Lo ideal es que usted ya tenga establecido un plan de ahorros para las mejoras del hogar. Pero si planifica pedir prestado, proceda con precaución. Hace apenas algunos años, los valores de las viviendas se elevaron súbitamente y mucha gente sacó un préstamo con respaldo hipotecario (HEL) o una línea del crédito con respaldo hipotecario (HELOC) para aprovechar el respaldo hipotecario.

Debido al derrumbamiento del mercado inmobiliario muchas personas quedaron debiendo más que de lo que valían sus hogares, incluso personas con crédito excelente y respaldo hipotecario significativo tuvieron dificultades para hallar dicho financiamiento. Las entidades crediticias ahora exigen documentación de ingresos estricta y han reducido el porcentaje de deuda-a-valor que permitirán; solamente el 60 o 70 por ciento o menos del valor tasado en algunas áreas muy afectadas. Así que si su hipoteca existente supera ese monto, puede no estar de suerte.

Tienda de comparación. Primero, pregunte si su entidad crediticia existente ofrece HEL y HELOC. De ser así, compare sus tipos de intereses, honorarios y criterios de calificación con lo que publican otras entidades crediticias. Bankrate.com tiene herramientas para la comparación de tasas de respaldo hipotecario tanto para los bancos como para las cooperativas de crédito (www.bankrate.com/home-equity.aspx y www.bankrate.com/funnel/credit-union); pero queda advertido: las ganancias son exiguas en este momento. Podría tener mejor suerte si habla directamente con los funcionarios de las entidades crediticias de las sucursales locales.

Una precaución importante: HEL y HELOC se consideran una deuda garantizada con la cual su vivienda se utiliza como garantía real para el préstamo. Si usted no paga o entra en mora, podría perder su hogar. Si no está seguro de poder pagar (preocupaciones por desempleo, enfermedad prolongada, etc.), probablemente sea mejor privarse de la reforma hasta que tenga suficientes ahorros.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir