facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

April 16, 2010

Para muchas personas, el 2009 fue un viaje lleno de baches. Si bien la economía se está recuperando lentamente, los tiempos todavía son difíciles para quienes tienen enfrentan problemas financieros importantes como el desempleo, la falta de seguro de salud o la ejecución hipotecaria.

Todos deseamos brindarles apoyo emocional a los amigos en tiempos de dificultad, pero no siempre es fácil saber cuál es la mejor manera de hacerlo, ya que algunas personas no quieren o no saben pedir ayuda. Éstas son algunas maneras de sentido común, sin importar de qué lado de la ecuación se encuentre usted:

Destierre el sentimiento de culpa por ser un sobreviviente. El hecho de que un amigo o compañero de trabajo haya perdido su empleo no significa que usted no pueda hablar acerca del suyo. El trabajo es parte de la vida y un tema natural de conversación, por lo tanto, evitarlo a propósito no pasará desapercibido y podría crear incomodidad. Sólo trate de evitar que los asuntos de trabajo predominen en su conversación.

Hable con cautela. Es natural que los compañeros de trabajo desempleados quieran desahogarse acerca de sus ex empleadores. Sepa escuchar, sea discreto y tenga cuidado al participar de la conversación. Y, en caso de ser usted la persona que se está desahogando, trate de evitar que sus colegas se sientan incómodos. Además, usted nunca sabe quién puede estar sentado en la mesa de al lado.

Únase a la búsqueda de empleo. Si está desempleado, no dude en establecer redes con amigos, familiares y ex colegas. Sólo no dependa demasiado de su ayuda; usted es quien debe abrirse camino. Del mismo modo, si quien está en la búsqueda es su amigo, evalúe si está interesado en escuchar sobre orientación laboral y sepa cuándo no intervenir. Puede ofrecerse para ayudar a revisar su currículum vitae, practicar destrezas para las entrevistas o simplemente divertirse amigablemente.

Expanda sus actividades sociales. Esto no significa que deba suspender las salidas de compras o para comer afuera con un amigo recientemente desempleado si es lo que acostumbraban hacer. Pero sugiera otras opciones menos costosas y deje que su amigo decida. Por ejemplo, busque restaurantes más asequibles, disfrute de visitas gratuitas a museos o simplemente salgan a caminar. Si desea hacerse cargo de los gastos, propóngalo abiertamente para evitar cualquier duda, y muéstrese amable ya sea que la invitación sea aceptada o rechazada.

Tomar dinero en préstamo – o prestar. Este es un tema particularmente delicado, sin importar de qué lado esté usted. Es difícil darle la espalda a un amigo necesitado, pero mucha gente no puede poner en riesgo sus propias finanzas por un préstamo personal – sin mencionar los posibles resentimientos en caso de que alguien no cumpla con el pago. Algunas sugerencias son:

  • Si le piden dinero prestado, no se sienta obligado a responder de inmediato. Piense si puede proporcionarlo y si el préstamo realmente será de ayuda o simplemente servirá para postergar una situación inevitable.
  • Primero intente pedir prestado a un banco o cooperativa de crédito.
  • Si eso no funciona, los servicios de terceros como ser Virgin Money (www.virginmoneyus.com) proporcionan pautas y préstamos formales – gratuitamente – para préstamos entre conocidos.
  • Otros servicios de préstamo de igual a igual, tales como Prosper (www.prosper.com) y Lending Club (www.lendingclub.com), relacionan a potenciales prestatarios con inversores que desean prestar dinero.

Cuando usted o un amigo tienen dificultades financieras, lo mejor que se puede hacer es ser honesto, considerado y lo más importante, estar allí para brindarse apoyo.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir