facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

May 7, 2010

Esta es la época del año en que muchas personas finalizan sus planes para las vacaciones de verano – confirman las reservas de viajes y alojamiento, desempolvan las maletas y buscan juegos para mantener ocupados a los niños durante largos viajes de carretera. Cuando su cerebro entre en modo de vacaciones, sólo asegúrese de no olvidar las precauciones que toma en la vida diaria para proteger su información personal.

A continuación, algunas medidas de seguridad para tener en mente:

Proteja su itinerario. En épocas pasadas, la policía advertía acerca de dar a conocer demasiada información sobre funerales y matrimonios en los periódicos, por temor a que los ladrones identificaran los hogares vacíos. Pero en la actualidad, muchas personas no tienen temor de dar a conocer sus planes vacacionales en las redes sociales o por mensajes telefónicos o correos electrónicos.

Sin duda, usted sólo compartirá sus planes con unos pocos amigos, pero ¿quién le asegura que no lo vayan a compartir inadvertidamente con alguien que usted no conoce? Además, no importa cuán cuidadoso sea usted al proteger sus planes, sus niños no tiene el mismo cuidado con sus amigos en línea. Tenga en cuenta establecer una regla familiar que no se publicarán los planes ni las fotos de las vacaciones hasta que hayan regresado a casa seguros.

Aligere su billetera. No es prudente llevar demasiada información – o efectivo – en su billetera nunca, y menos cuando viaja. Lleve dos tarjetas de crédito o débito, en caso de que inadvertidamente alguna se dañe o sea desactivada por la entidad emisora debido a sospecha de fraude, pero deje el resto en casa. Además, nunca lleve su tarjeta del Seguro Social u otros documentos importantes – déjelos guardados en un lugar protegido.

No obstante, lleve su identificación de salud y del seguro del automóvil. Además, fotocopie o haga una lista del contenido de su billetera (y pasaporte, si viaja al exterior) y manténgala en un lugar seguro y protegido, como ser la caja fuerte del hotel; deje también una copia con alguien en casa a quien pueda llamar en caso de que le roben la billetera.

Precauciones con las tarjetas. Informe a la entidad financiera emisora de sus tarjetas de crédito y débito acerca de cuándo y dónde viajará para que estén alertas en caso de transacciones no autorizadas. Al mismo tiempo, aproveche para consultar las líneas directas gratuitas en caso de robo, haga una lista y guárdela por separado. Yo también almaceno estos números telefónicos en mi teléfono celular para un rápido acceso.

Tenga cuidado con el duplicado de tarjetas, donde restaurantes o empleados deshonestos utilizan lectores portátiles de tarjeta para copiar la información de la banda magnética de su tarjeta de crédito o débito. También evite utilizar cajeros automáticos que se vean sospechosos porque podrían tener una ranura adulterada para insertar la tarjeta y cámaras ocultas que pueden utilizarse para robar su información de cuenta y contraseña.

Precauciones con las computadoras. Cuando se conecte a Internet desde su laptop en un punto de conexión Wi-Fi, en el business center del hotel u otro establecimiento público con servidores de información no encriptada, sea muy cauteloso antes de realizar una transacción bancaria en línea o utilizar otros servicios protegidos por contraseña.

Proteja su hogar. Si nadie cuidará su casa durante su ausencia, haga que su correspondencia permanezca en la oficina de correos. Además, suspenda las suscripciones de periódicos y pídale a un amigo que recoja los folletos, paquetes o periódicos gratuitos.

Para más consejos sobre la prevención del robo de identidad al viajar, visite Privacy Rights Clearinghouse (busque “vacation” en www.privacyrights.org), el FBI (busque “Be Crime Smart” en www.fbi.gov) y la Comisión Federal de Comercio (busque “ID Theft” en www.ftc.gov).

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir