facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

January 30, 2009

Cuando se trata de la mesada de los niños, muchos padres buscan con dificultad qué enfoque adoptar. Algunos relacionan las mesadas con la finalización de tareas; otros sienten que no se deben ligar a completar tareas, sino con una oportunidad para que los hijos comiencen a aprender las destrezas para el manejo del dinero que les servirán más adelante en la vida.

Mi esposa y yo estamos de acuerdo con la filosofía defendida por Kristan Leatherman, co-autor de los "Millionaire Babies or Bankrupt Brats" ("Bebés millonarios o malcriados quebrados") una guía para que los padres enseñen responsabilidad personal y financiera (www.raisingmillionairebabies.com). Leatherman dice que los niños deben ser responsables de ciertas tareas apropiadas para su edad diseñadas para enseñar comportamiento responsable al convertirse en miembros de la casa que contribuyen; dejando las mesadas fuera de la ecuación.

Leatherman cree que separar las mesadas de las tareas "permite" que sus hijos experimenten con el dinero, incurran en equivocaciones y aprendan de ellas en un entorno seguro, y tomen sus decisiones propias con respecto a las ganancias, ahorros, préstamos y gastos. Ella observa: "¿Por qué esperar hasta que nuestros niños se vean forzados a aprender sobre responsabilidad personal y dinero de la manera difícil? ¿Por qué perder esas oportunidades cuando las lecciones son más fáciles de aprender diariamente y el precio para los errores están al alcance de su bolsillo?"

Como ejemplo, damos a nuestro hijo de 9 años una mesada semanal y puede hacer tareas adicionales, como lavar el coche, para ganar dinero para gastos adicionales. También sabe que debe dar detrás 10 por ciento a la caridad, ya que ese es un valor importante para nosotros. Nuestra hija de 5 años pronto estará lista para entrar en el fondo común de las mesadas, pero mientras tanto tiene sus tareas también.

Sea cual sea el espectro de la mesada que le corresponda, aquí hay varios factores a considerar:

¿Cuánto está a su alcance? La mayoría de los niños más pequeños realmente no entiende de dónde viene su dinero o que las mesadas son simplemente una porción de su presupuesto total. En estas épocas difíciles, hable sinceramente con sus hijos – aunque sin alarmarlos innecesariamente – sobre lo que está al alcance de su familia y lo que no, sus gastos mensuales y metas de ahorro.

Como Leatherman explica: "La mesada no se debe considerar un sueldo y no es un derecho. Los niños necesitan saber que puede haber un momento en el cual la mesada no se ajuste al presupuesto familiar debido a otros gastos más apremiantes".

Modelo del rol de los padres. Sus comportamientos propios de gasto y ahorro probablemente influenciarán la forma en la cual sus hijos manejan sus mesadas y, más adelante, tratan el dinero como adultos. Si ven que usted gasta por encima de sus posibilidades, sin separar ahorros de emergencia o haciendo compras impulsivas que no están a su alcance, entonces harán oídos sordos a sus súplicas para que ahorren para un día de lluvia.

Comparta sus procesos de toma de decisiones y fomente el comportamiento sensato. Por ejemplo, podría enseñar el valor del ahorro (y la demora de la satisfacción) al ofrecer a su hijo igualar la cantidad de dinero que tiene ahorrada o que gana para un juguete particular. O, si su hija desea un par zapatos que se encuentra fuera de sus expectativas de precio, encuentre un trabajo en el hogar que ella puede hacer para compensar la diferencia.

Necesidades vs. Deseos. El libro de Leatherman ofrece consejos sobre cómo enseñar a sus hijos a distinguir entre las necesidades (artículos esenciales necesarios para existir como el alimento y el abrigo) y los deseos (las conveniencias y los lujos como los juguetes y los trapos de diseñador). Ella favorece un enfoque en el cual los hijos entienden que los padres proporcionarán para las necesidades básicas y los "deseos" son negociables. De esa manera, los hijos puedes aprender cómo dar prioridad a sus deseos y planificar cómo van a gastar el dinero.

Para obtener más consejos sobre la estructuración de las mesadas de los niños, visite el sitio gratuito de gerencia financiera personal de Visa Inc., Destrezas Prácticas para el Manejo de Dinero de por Vida (www.practicalmoneyskills.com/allowance).

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir